DestacadoDormitando

Cambiar de trabajo y sus consecuencias

Cambiar de trabajo y sus consecuencias - Hay vida después de la oficina
*En la foto, Vinaroz hace unos días.

Llevo un par de semanas sin publicar nada nuevo y aunque eso siempre queda muy feo en cualquier web que tiene marcado un ritmo de publicación hoy escribo para explicar a grandes rasgos por qué ha sido. Tengo un trabajo nuevo, y este ha sido el motivo (parcial) de mi ausencia. Los otros motivos son más aburridos y largos de contar.

Están siendo días algo extraños pero muy ilusionantes y por delante tengo la tarea de volver a reorganizar mis tiempos de escritura para lograr, entre otras cosas, que esta web no quede desactualizada. Al fin y al cabo, llevaba más de año y medio teletrabajando, disponiendo de mis horarios libremente y ahora el cambio de volver a una oficina (¡una oficina!) es algo que tengo que volver a manejar. Pero totalmente a gusto: llevaba muchos meses en búsqueda de empleo, queriendo dar un paso hacia adelante y dejar atrás un trabajo que no me satisfacía desde hacía demasiado tiempo.

Pero bueno, la intriga… ¿Trabajo? ¿Trabajo de qué?

Ahora trabajo como guionista… ¿Ya puedo decir que lo soy?

Esta pregunta ha estado zumbando en mi cabeza durante esta semana, que ha sido mi primera semana en el nuevo trabajo. Y es que, por increíble que parezca, así es. Mi nuevo trabajo consiste en ser la guionista y diseñadora narrativa de un videojuego que verá la luz en abril de 2021.

Cuando me presento al resto del equipo o a otras personas relacionadas con el proyecto y dicen de mí que soy «la escritora» me sigue sonando raro. Serán los coletazos de nuestro archiconocido síndrome del impostor, o será que llevo años y años escribiendo mientras lo compaginaba con otro trabajo, otra ocupación, otro plan alternativo en el que pensar porque la escritura no me iba a dar de comer, ese plan B que parece que tenemos que llevar debajo del brazo los que nos queremos dedicar a profesiones relacionadas con el arte y la creación.

Pero parece que se ha abierto por fin otra etapa, una etapa que me ha devuelto a la oficina. A una oficina diferente a la que motivó que comenzara a pensar en el proyecto de esta web que quería demostrar que había más vida ahí afuera.

Hay más vidas y más oficinas ahí afuera

Algo en lo que también he estado pensando después de este cambio de trabajo es, inevitablemente, en el aprendizaje que debe imperar incluso en las situaciones más jodidas. Tal vez leerme escribiendo sobre mi trabajo resulta extraño porque es algo que suelo evitar. Cierro una etapa de más de tres años en los que he vivido situaciones enriquecedoras y en los que he conocido a personas que siguen conmigo más allá de cualquier oficina, pero en los que también he sufrido ataques de ansiedad, humillaciones y discusiones rocambolescas y dolorosas con personas que me doblaban la edad (machismo, homofobia, xenofobia… ¿os suena?).

Cambiar de trabajo y sus consecuencias - Hay vida después de la oficina

Cómo he aprendido que no quiero que sean mis días.

De hecho, esta es la primera vez que firmo un contrato con la categoría profesional que me corresponde y no una de «auxiliar de…» para justificar mis condiciones y retribución.

Pero vivir este cúmulo de cosas también me ha llevado a estar más segura de lo que quiero y lo que no, de moldear todas las malas experiencias para que acabaran teniendo un sentido propio y, a poder ser, alejado del catastrofismo. Al final he logrado cerrar esta etapa agotada pero con la cabeza alta, y preparada para lo que esté por venir.

Así que ahora lo que está por delante es aceptar esa voz interna que me pone difícil incluso escribir este post para acallarla poco a poco y enfrentarme a un proyecto que acaba de nacer y que promete tantísimo que sólo pensarlo me da calorcito por todo el cuerpo. Y, por supuesto, reorganizar mi tiempo para seguir escribiendo sobre todas esas cosas que demuestran que siempre hay vida fuera de la oficina, sea la oficina que sea.

Share:

4 comments

    • Elena C. Alonso 19 abril, 2019 at 16:42 Responder

      Jo, muchas gracias. Significa mucho para mí que me leas y que saques unos minutos para escribir un comentario (F) ¡Un abrazo!

  1. ANDREA CARRATALÁ PÉREZ 18 abril, 2019 at 22:28 Responder

    Elena, me encanta!!!!!! Enhorabuena por el nuevo trabajo!
    Qué pasada! Vas a hacerlo fenomenal, estoy segura de ello 🙂
    Me encanta tu blog <3

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *