);
Publicada en noviembre de 2012 en esta recopilación de PopPol Magazine.

El Bruto es un juego sencillo, de gráficos modestos y de tiempo limitado. A pesar de ello, como todos los juegos online que aquí se recogen, tiene una característica vital: es adictivo.

La dinámica es sencilla: te creas un pequeño Bruto que nacerá sin entrenar, sin equipo ni mascotas y tan humilde como el dueño que se mete en la web por primera vez sin saber a qué jardines está accediendo. Tras crear a tu pequeño Bruto (le asignas un nombre y una vestimenta según tus gustos, esto permite que salgan Brutos punkis, cuquis, hipsters y toda clase de reflejos sociales), comenzarás a luchar contra otros Brutos de nivel similar. En la búsqueda de contrincantes podrás luchar contra Brutos que conozcas (amigos, familiares, exnovios, etc) o contra gente desconocida cuyos Brutos tienen menos nivel que el tuyo y decides escogerlo para apalizarlo y ganar puntos de experiencia. Al principio dices que no vas a aprovecharte de nadie que tenga un nivel más bajo que tú, pero cuando empiezas a ver en tu registro de batallas que varios abusones han apalizado a tu pequeño pupilo comienzas a corromperte.

Si ganas una batalla, tu Bruto gana 2 puntos. Si pierdes, gana sólo 1. Además, pasándole el link de tu Bruto a conocidos los retas a batallas, y si ganas te conviertes automáticamente en su sensei. Esto permite que cada victoria de tus alumnos también te dé puntos (entonces es cuando comienzas a spammear tu link para ganar puntos). Tienes tres batallas por día, y aparte dispones de torneos en los que poder participar (abstenerse noobs).

elbruto5

Tus habilidades son tres y van subiendo conforme subes niveles: Fuerza (imprescindible para dar buenos mamporros), Velocidad (atacar a tu contrincante antes) y Agilidad (esquivar golpes que prometían ser letales). Además, vas consiguiendo nuevas armas y mascotas que te hacen más poderoso, aunque esto también es aleatorio (mientras a ti te toca un palitroque enclenque, a tu amigo le toca un oso cabreado que te destroza, por lo que tu amigo se reirá bien a gusto).

El juego ya tiene unos años, y vivió su auge hace dos o tres, pero sigue disponible y enganchando a nuevos ingenuos. Si te apetece, crea tu Bruto y desfógate unos minutos al día (o cabréate, si eres muy malo).

Mención de Honor: meter a tus amigos en el juego y pelear –y por supuesto ganar- contra ellos. Los piques están servidos. Ponle contraseña a tu Bruto o la venganza será demasiado fácil.

Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *